Los buceadores hacemos respiración bajo el agua, respirando aire a la presión correspondiente a la profundidad en que nos encontremos. Pero al subir hay que dejar salir ese aire.

Tú: ¡Estoy contento porque he buceado y estoy aprendiendo?

Amigos: ¡Guao! ¿Se te da bien el hecho de aguantar la respiración bajo el agua?

Tú: No, de hecho, la primera regla del buceo es respirar todo el tiempo.

Respiración bajo el agua en las burbujas que exhalamos

Cuando estamos buceando, es clave mantener unas técnicas adecuadas para poder mantenerte bajo el agua. En este caso, la respiración va a ser más que importante para desempeñarte con éxito en esta actividad. Por eso, saber cómo respirar haciendo cualquier inmersión es de suma relevancia.

En ocasiones se percibe una idea distinta de la respiración cuando se desconoce de este mundo. Es común que los no buceadores tengan una idea preconcebida que aquellos que lo hacen, pensando que restringen de cierta manera la respiración. Pero los buceadores sabemos que podemos respirar fácilmente bajo el agua. Simplemente es conocer la técnica y desarrollar hábitos de buena respiración es un aspecto fundamental y hace que las inmersiones sean mucho más placenteras.

Olvidamos como respirar

Cuando estamos relajados, la respiración natural es una respiración lenta y profunda. Sin embargo, cuando estamos estresados, nuestra respiración puede volverse más rápida.
El hecho de respirar más rápido puede ser importante. Cuando experimentamos un desafío nuestros cuerpos pueden reaccionar aumentando la frecuencia cardíaca y respiratoria para poder alimentar el cuerpo con oxígeno y más trabajo duro. Sin embargo, la relajación es esencial por igual, porque es en ese momento en el que nuestros cuerpos se recuperan.

Sobre el agua, nuestras mentes a veces están constantemente en activo con estreses y preocupaciones. Bajo los efectos del estrés crónico podemos quedarnos atrapados en hábitos de respiración no saludables y no tenemos las suficientes oportunidades de respirar.

Es posible aprovecharnos de esos vínculos entre respiración y emoción siendo conscientes de nuestra respiración y aprendiendo hábitos de respiración saludables. Una buena respiración alivia el estrés.

Algunas notas son tomadas de Padi

El buceo nos recuerda cómo respirar

Cuando aprendemos a bucear, rápidamente aprendemos cómo darnos cuenta sobre la importancia del control de nuestra respiración. Si no permitimos que el aire salga de nuestros pulmones es difícil saber cuando salir a la superficie.

Una vez que estamos bajo el agua podemos observar cómo nuestros cuerpos se mueven hacia arriba y hacia abajo con nuestra respiración. Y si no tenemos cuidado, una gran respiración puede causar un ascenso inesperado. Si respiramos o nadamos demasiado rápido podemos sentirnos estresados. Y si nos estresamos o nos emocionamos entonces usamos más aire. Incluso podemos ver la respiración bajo el agua en las burbujas que exhalamos.
El buceo no es díficil, lo que requiere de mucha disciplina y control. Se necesita de preparación de profesionales para realizar una inmersión adecuada.

Respiración bajo el agua

Cuando estamos buceando, es clave mantener unas técnicas adecuadas para poder mantenerte bajo el agua. En este caso, la respiración va a ser más que importante para desempeñarte con éxito en esta actividad. Por eso, saber cómo respirar en el buceo es de suma relevancia.

Respirando por el regulador

El buceador dispone de un equipo que le proporciona aire a la profundidad que se encuentre sin que eso le suponga ningún esfuerzo, gracias al perfeccionamiento del regulador que recibe el aire de la botella.

Este aire se acumula en nuestro organismo y llena nuestros pulmones, donde a cada profundidad contendrán una cantidad de aire proporcional al volumen de nuestros pulmones y la presión a la que nos encontremos. Es decir, si a nuestros pulmones le caben por ejemplo 5 litros en superficie, donde la presión es de 1 atmósfera (1 kg/cm2), cuando nos encontremos a 20 metros de profundidad, donde la presión absoluta es de 3 kg/cm2, al llenar los pulmones estos acogerán un total de 5lts x 3 kg = 15 litros.

Equipo scuba - Cuba Blue Diving

A pesar de que pueda parecer sencillo respirar gracias a un equipo autónomo, no lo es. Está claro que puede parecer un proceso automático. Sin embargo, con unas explicaciones breves del instructor antes de hacer la inmersión te va a resultar más fácil.

Esto es una regla que debes conocer pero no asustarte para poder realizar las inmersiones. Nunca los instructores de buceos te van hacer una prueba de ésta matemática, al no ser que se quiera realizar un certificado de buceo.

Aprovechar más el aire mientras se bucea

¿Cómo aprovechar más el aire debajo del agua? Mayormente, realizando una inspiración lenta y profunda, liberando el aire lentamente contando durante varios segundos, sin tener que soplar.

Pero no solo basta con realizar esta técnica, la clave está en no dejar de respirar. No debes pensar en “ahorrar aire” porque pudieras estar sometiendo a tu organismo a un esfuerzo innecesario. Por ende, ésta respiración se debe hacer de forma calmada y así evitar accidentes.

Si pasas de 20 a 40 metros de profundidad, vas a notar que te cuesta cada vez más dar una bocanada de aire y respirarlo. En cierto modo, a mayor profundidad, el aire puede volverse más denso, provocando una situación de intercambio gaseoso con mayor dificultad.

Por lo que mientras vas superando mayor cantidad de metros bajo el agua, vas reduciendo tu ritmo respiratorio. Si buceas a 20 metros pudieras tener 10-12 respiraciones por minuto y si lo haces a 40 metros, se convertiría a 6 respiraciones por minuto, por la reducción de tu ritmo respiratorio.

Fundamentalmente debes intentar disfrutar de las maravillas y la experiencia, haciendo que la respiración sea una actividad natural. En nuestro centro te podemos enseñar cómo realizar una buena respiración.

Burbuja en el buceo


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.